Guía de viaje Saint-Malo

Turismo Saint-Malo | Guía Saint-Malo

Te va a encantar Saint-Malo

Saint-Malo es una ciudad marítima que ofrece un ambiente romántico y paseos seductores entre las murallas de intramuros y en el resto de la localidad. Conocida en su tiempo como "La Ciudad del Corsario", esta zona amurallada es actualmente uno de los centros neurálgicos de esta población que, en verano, acoge a numerosos turistas.

El antiguo puerto de Saint-Malo es una de las joyas de la región francesa de Bretaña. Se trata de una población emocionante, perfecta para enamorarse, contemplar la historia y divertirse en lugares como el Hipódromo de Marville, el parque de ocio El Laberinto del Corsario, el Casino de Saint-Malo y sus encantadoras playas, entre ellas, la del Bon-Secours, la del Môle y la Gran Playa de la ciudad.

Saint-Malo también cuenta con atractivas salas de espectáculos y centros culturales, como L'Omnibus, la Casa Internacional de Poetas y Escritores, el Palacio de Congresos Le Grand Large y el Teatro de Saint-Malo.

Las 5 mejores razones para visitar Saint-Malo

1. Salpicón de monumentos

Saint-Malo cuenta con atractivos enclaves monumentales que enamoran a los visitantes, como las casas de recreo del castillo de Saint-Malo, La Balue, La Chipaudière, el Puits Sauvage, la casa solariega de Limoëlou, las catedrales de San Pedro y San Vicente, así como sorprendentes faros.

2. Música internacional

Durante el verano, Saint-Malo se abre al espectáculo y acoge a artistas procedentes de todo el mundo. Uno de sus eventos más importantes es el Festival de Folklores del Mundo, que se celebra a finales de junio. El festival La Ruta del Rock, en agosto, rompe por completo con el enfoque musical del anterior.

3. Buena comida bretona

Si te gusta comer bien y tienes debilidad por las delicatessen, Saint-Malo te ofrece auténticas delicias como las tortitas autóctonas, los mejillones, las ostras y la poderosa sidra bretona.

4. Navegación y belleza

Las posibilidades de alquilar embarcaciones y veleros en Saint-Malo, o en la cercana Dinard, son numerosas. Disfruta la belleza de este entorno costero o descubre, por primera vez, qué hermoso es relajarse en alta mar.

5. Belleza pirata

La Ciudad Vieja de Saint-Malo fue, hace siglos, un auténtico refugio pirata. Las murallas medievales que la rodean tienen, por lo tanto, un origen diferente al que suele ser habitual. Esta zona de la ciudad es ahora un paraíso turístico en el que es posible callejear animadamente, visitar el castillo y revivir siglos de historia marítima.

Qué hacer en Saint-Malo

1. Disfrutar como un pirata en la Ciudad Vieja

El Fuerte Nacional de Saint-Malo es una construcción histórica, originaria de 1689, que fue impulsada por el gran arquitecto militar Vauban para proteger el puerto de los ataques corsarios. Lo que no pudo evitar es que las bombas alemanas en la Segunda Guerra Mundial lo destruyeran. Actualmente reconstruida, esta fortaleza ofrece también impresionantes vistas de la ciudad y sus islas cercanas.

2. Bañarse en la Gran Playa

Grande Plage du Sillon es la playa de arena más grande de Saint-Malo, un lugar divertido, bonito y con atractivos servicios. Con el telón de fondo de las murallas y las rocas, bañarse en el mar y broncearse adquieren una dimensión aún más atractiva. Se prolonga desde Intramuros hasta Paramé y está bordeada por un dique que data de 1883. La pasarela está rodeada por majestuosas villas del siglo XIX. Los amantes de la natación, la navegación y el windsurf descubren en ella un escenario ideal.

3. Visitar Le Grand Bé

Le Grand Bé es una isla muy cercana a Saint-Malo, próxima a la desembocadura del río Rance y a las murallas. Se puede llegar hasta ella, en bajamar, caminando desde la playa de Bon-Secours. Incluye la capilla en honor a Nuestra Señora del Laurel, construida en 1360, así como los restos de una antigua fortaleza levantada en 1555 y la tumba del escritor local François-René de Chateaubriand.

4. Admirar la catedral de San Vicente

Curiosamente, esta impactante iglesia con un espectacular rosetón, impresionantes vidrieras y acceso libre está dedicada a San Vicente de Zaragoza. Presenta una mezcla de románico y gótico y llama la atención, sobre todo, por los juegos lumínicos que presenta en determinados momentos del día.

5. Sumergirse en el Gran acuario de Saint-Malo

Este espacio es el segundo lugar más visitado de Bretaña. Fundado en 1996, alberga a 11 000 animales marinos de 600 especies diferentes. Anímate a admirar hábitats tan distintos como los mares fríos y templados, los manglares y las aguas tropicales, así como un barco hundido poblado por tiburones, un pequeño submarino en el que viven más de 5000 peces y una piscina táctil con especies autóctonas.

1. Disfrutar como un pirata en la Ciudad Vieja

El Fuerte Nacional de Saint-Malo es una construcción histórica, originaria de 1689, que fue impulsada por el gran arquitecto militar Vauban para proteger el puerto de los ataques corsarios. Lo que no pudo evitar es que las bombas alemanas en la Segunda Guerra Mundial lo destruyeran. Actualmente reconstruida, esta fortaleza ofrece también impresionantes vistas de la ciudad y sus islas cercanas.

2. Bañarse en la Gran Playa

Grande Plage du Sillon es la playa de arena más grande de Saint-Malo, un lugar divertido, bonito y con atractivos servicios. Con el telón de fondo de las murallas y las rocas, bañarse en el mar y broncearse adquieren una dimensión aún más atractiva. Se prolonga desde Intramuros hasta Paramé y está bordeada por un dique que data de 1883. La pasarela está rodeada por majestuosas villas del siglo XIX. Los amantes de la natación, la navegación y el windsurf descubren en ella un escenario ideal.

3. Visitar Le Grand Bé

Le Grand Bé es una isla muy cercana a Saint-Malo, próxima a la desembocadura del río Rance y a las murallas. Se puede llegar hasta ella, en bajamar, caminando desde la playa de Bon-Secours. Incluye la capilla en honor a Nuestra Señora del Laurel, construida en 1360, así como los restos de una antigua fortaleza levantada en 1555 y la tumba del escritor local François-René de Chateaubriand.

4. Admirar la catedral de San Vicente

Curiosamente, esta impactante iglesia con un espectacular rosetón, impresionantes vidrieras y acceso libre está dedicada a San Vicente de Zaragoza. Presenta una mezcla de románico y gótico y llama la atención, sobre todo, por los juegos lumínicos que presenta en determinados momentos del día.

5. Sumergirse en el Gran acuario de Saint-Malo

Este espacio es el segundo lugar más visitado de Bretaña. Fundado en 1996, alberga a 11 000 animales marinos de 600 especies diferentes. Anímate a admirar hábitats tan distintos como los mares fríos y templados, los manglares y las aguas tropicales, así como un barco hundido poblado por tiburones, un pequeño submarino en el que viven más de 5000 peces y una piscina táctil con especies autóctonas.

Dónde comer en Saint-Malo

La comida es excelente en Saint-Malo. Destacan Le Chalut, espectacular para los amantes del marisco, Le Bistro Autour du Beurre, con mantequillas propias únicas, y Le Bistro de Jean, especialista en platos de aves de corral. Los precios oscilan entre los 20 y los 25 EUR por persona.

Cuándo visitar Saint-Malo

Saint-Malo in febrero
Precio estimado de hotel
$57783
1 night at 3-star hotel
Saint-Malo in febrero
Precio estimado de hotel
$57783
1 night at 3-star hotel

Sin duda, el verano es el mejor momento del año para viajar a Saint-Malo. Con agradables temperaturas que rondan los 22 ºC, es la época perfecta para disfrutar de las playas y de los festivales musicales de la ciudad.

Datos proporcionados por weatherbase
Temperatures
Temperatures
Promedio
Celsius (°C)
Datos proporcionados por weatherbase

Cómo llegar a Saint-Malo

En avión

Las aerolíneas de bajo costo operan vuelos desde Londres y París hasta el aeropuerto de Dinard-Pleurtuit-Saint-Malo, situado a unos 12,6 kilómetros. Un taxi desde allí cuesta alrededor de 25 EUR y el trayecto tarda menos de 20 minutos.

En tren

Los trenes TGV llegan a Saint-Malo desde París, realizando un recorrido de tres horas cuyo billete cuesta unos 20 EUR. Desde la estación, puedes caminar 20 minutos para llegar al centro de la ciudad.

En coche

Para desplazarte desde París, toma la A11 hacia Le Mans, la A81 y la E50 hacia Rennes, para continuar finalmente por la N176 hasta Saint-Malo.

En autobús

Los autobuses de Rennes son operados por Illenoo y funcionan cada hora, con un precio de alrededor de 5 EUR. En general, las compañías FlixBus y BlaBlaCar permiten viajar en autobús a Saint-Malo, económicamente, desde toda Francia. Un billete desde París, por ejemplo, cuesta 23 EUR.

Aeropuertos cerca de Saint-Malo

Aerolíneas con servicio en Saint-Malo

Lufthansa
Bueno (28.401 opiniones)
KLM
Bueno (3.806 opiniones)
Delta
Bueno (30.738 opiniones)
Air France
Bueno (4.361 opiniones)
ITA Airways
Excelente (15 opiniones)
easyJet
Bueno (8.909 opiniones)
GOL
Bueno (3.278 opiniones)
Transavia France
Bueno (511 opiniones)
Vietnam Airlines
Bueno (1.325 opiniones)
Kenya Airways
Bueno (1.259 opiniones)
Volotea
Bueno (353 opiniones)
FlexFlight
Excelente (4 opiniones)
Sky Express
Bueno (114 opiniones)
Air Mauritius
Bueno (87 opiniones)
China Eastern
Bueno (6.669 opiniones)
APG Airlines
Aceptable (2 opiniones)
Ver más

Dónde alojarse en Saint-Malo

Entre los mejores hoteles de la Ciudad Vieja figuran La Maison des Armateurs y Le Grand Hôtel des Thermes, que incluye spa de lujo. El rango medio de precios oscila entre los 65 EUR del Belem Hôtel y los 248,31 EUR del Grand Hôtel des Thermes.

Zonas populares en Saint-Malo

1. Intramuros significa literalmente "dentro de las murallas". Se trata del casco antiguo, la Ciudad Vieja, un lugar maravilloso para pasear que cuenta con restaurantes tan recomendables como Le Moulin Vert y Le Cafe de l'Ouest.

2. Dinard, que se localiza junto a la ría de Rance, es un atractivo complejo playero con excelentes actividades para navegar y practicar deportes acuáticos. Cuenta con un cómodo acceso a Saint-Malo a través de la D168 y ofrece lugares de interés natural y patrimonial como la playa de l'Écluse, la villa des Roches Brunes, Pointe du Moulinet y el Paseo del Claro de Luna.

3. Paramé fue, en su día, un espacio resort. Actualmente dispone de su propia playa casi interminable y de hoteles muy atractivos, como el Hôtel La Villefromoy, el Hôtel Eden y Hôtel La Rotonde, además de otros lujosos hoteles con spa.

Dónde alojarse en zonas populares de Saint-Malo

Los hoteles más reservados en Saint-Malo

Hotel Oceania Saint Malo
Excelente (8.4, Excelente opiniones)
$151.500+
Escale Oceania Saint Malo
Excelente (8.3, Excelente opiniones)
$103.837+
Best Western Hotel Alexandra
Excelente (8.2, Excelente opiniones)
$131.924+
Le Surcouf Brit Hotel Saint Malo
Bueno (7.9, Bueno opiniones)
$68.941+
Grand Hôtel de Courtoisville - Piscine & Spa, The Originals Relais (Relais du Silence)
Bueno (7.8, Bueno opiniones)
$109.795+
ibis budget Saint-Malo Centre
Bueno (7.5, Bueno opiniones)
$57.876+
Ver todos

Cómo moverse en Saint-Malo

Transporte público

La red Keolis Saint-Malo Agglomération ofrece un excelente servicio a la ciudad de Saint-Malo. Los billetes cuestan 1,15 EUR y son válidos durante 90 minutos.

Taxi

El precio de los taxis varía, aunque lo normal es pagar entre 6 y 8 EUR por cada 1,6 kilómetros recorridos. Un trayecto de regreso desde Monte Saint-Michel cuesta unos 150 EUR.

Coche

Encontrarás oficinas de alquiler de autos de Avis, Hertz y Enterprise, cuyas tarifas rondan los 15 y los 25 EUR diarios. El tráfico en el centro (Intramuros) está muy limitado por las pequeñas calles, muchas de ellas peatonales. En verano, los aparcamientos son de pago, así que es mejor usar los autobuses.

Bicicleta

Es una buena forma de circular en verano y cuando se celebran eventos importantes.

Agencias de arriendo de autos en Saint-Malo

Encuentra ofertas de arriendo de autos en Saint-Malo

El costo de vida en Saint-Malo

Calles de compras

Central Saint-Malo está repleta de boutiques elegantes, como la tienda de calzado Bessec Chausseur y los comercios de vinos V and B. También hay mercados exteriores los martes y los jueves en el barrio de Intramuros.

Comestibles y otros

Las cadenas de supermercados E.Leclerc y Carrefour son las más habituales. En estos establecimientos es posible adquirir todo tipo de alimentos a buen precio. Como referencias, ten en cuenta que una cerveza en un bar te costará entre 2,20 y 3 EUR, una copa entre 11 y 15 EUR y una bebida refrescante de una máquina dispensadora alrededor de 2,5 EUR.